Publicado el

Probando la Fitbit Flex durante dos semanas

Actividad Pulsera Prueba la Fitbit Flex

Dos semanas con Fitbit Flex

No nos sorprenden los números obtenidos, pues no es la primera pulsera que probamos, pero si os sirven para tratar de superarme os diré que fueron unos 175000 pasos, caminando 135 kilómetros y quemando la nada despreciable cantidad de 55000 calorías, por lo que ahora con vuestro permiso me acercaré al restaurante de comida rápida más cercano para recuperar alguna de esas calorías como premio a mis dos semanas saludables.

Saludables aunque no ótpimas, pues yo que me considero un lirón observé como dormía poco más de seis horas y media  de promedio, dormí 6h36min y me desperté hasta ocho veces por la noche. Por suerte recuperaba durante los fines de semana, y en un domingo conseguí pasar más de nueve horasen la cama sin ser molestado, y no, no es que me fuera de marcha todo el sábado noche y acabara rendido a los brazos de Morfeo.

Estos números obtenidos durante la prueba de la pulsera de actividad Fitbit Flex, primera versión que está dejando paso a su segunda ecición, la  Fitbit Flex 2

La pulsera no es vendida en todos los lugares de Europa, pues como decimos ya está a la venta la segunda edición de la misma, aunque se puede encontrar online en las distintas ediciones de Amazon.

En nuestro caso, esta prueba nos sirvió para retomar contacto con dispositivos más modestos que otros productos de la gama Fitbit como el Ionic, el Blaze, Surge o Charge 2, pero cumplió con su objetivo de alejarnos de la rutina y la vida sedentaria ayudándonos a estar motivados.

Resultados

Primero os pondremos en ntecedentes sobre el dispositivo. la Fitbit Flex fue lanzada en mayo de 2013 por Fitbit, la  start-up de San Francisco que no hace falta que os describamos, es más, ya  hasta deberíamos de dejar de llamarla startup, puesque ya cuenta con una amplia gama de tecnologías visibles que monitorean actividad física, productos que podéis encontrar en estas páginas de ActividadPulsera.com

Flex es una pulsera de silicona que lleva dentro de ella un minúsculo aparato, del tamaño de medio dedo equipado con un acelerómetro, vamos que no inventamos la rueda descibiendo el invento. Es ese sensor el que registrta a los movimientos del usuario, cuyo monitoreo permite calcular cuántas calorías han sido quemadas,  cuántos pasos dimosd, qué distancia fue recorrida y la  frecuencia con que usted despierta durante el sueño.

Durante esta prueba Fitbit Flex fue el único monitor de actividad o fitness tracker que hemos usado y por lo tanto no puedo cuantificar o comparar la exactitud de sus mediciones, pero según las fuentes, más allá del propio fabricante, indican que son “bastante precisas”. Como todos los aparatos de este tipo, no siempre obtenemos todo lo que desearíamos y si bien sirve para contar pasos no nos sirve para controlar escalones, al no disponer de sensores de altitud.

Una gran cualidad de la Fitbit Flex es su diseño discreto, que hace que en poco tiempo se olvide que la está vistiendo. La pulsera es resistente al agua y sólo necesita ser retirada del brazo para cargar la batería, lo que debe ser hecho semanalmente, como vemos, su ciclo de carga no es el mayor que podemos encontrar entre las pulseras de actividad, pero supera al de los relojes inteligentes.

Para recargar el aparato, el usuario debe quitar el sensor del interior de la pulsera y conectarlo a la estación USB que acompaña a la pulsera, dejando que cargue por al menos una hora, preferiblemente durante momentos donde no registremos mucha actividad para que las clorías, pasos y otros parámetros registrados a nivel diario sean lo más aproximados a la realidad.

El diseño es elegante, no sólo nos olvidaremos de que la llevamos, sino que no nos arrepentiremos de hacerlo si en algún momento pasamos delante de un espejo, hay relojes mucho mucho mucho más feos.

La Flex cuenta los pasos sin que  necesite hacer nada, olvídese de apretar botones u otros indicadores, y eso es óptimo, teniendo en cuenta que otros dispósitivos han de ser activados y desactivados por aplicaciones y la batería de los mismos se ve afectado, las interacciones que realizará con la Flex son mínimas.

La más común de las interacciones será saber su rendimiento, mostrado en cinco luces LED en línea en una minúscula pantalla, representando el 20% de su meta diaria, meta que puede establecerse en pasos, calorías o distancia, aunque por defecto  viene configurada para indicar los famosos  10.000 pasos diarios. Para ver la evolución de nuestro día  es necesario tocar ligeramente la pulsera dos veces con el dedo de una forma intuitiva. Cuando alcanza la meta establecida, la pulsera vibra avisando al usuario que ya se puede ir a dormir, o no, eso ya es elección del susodicho.

La segunda ocasión en la que la Flex requiere interactuar es en el proceso de controlar las actividadesdel sueño.Siempre que se acueste y en el momento en que nos desoertamos el usuario de la Fitbit Flex debe presionar en la pulsera de actividad ininterrumpidamente por cerca de dos segundos, para indicar que vamos a iniciar un ciclo durmiendo, a diferencia de otras pulseras de actividad, el hecho de tenerle que indicar cuando nos vamos a dormir no la hace la más cómoda o inteligente de las pulseras inteligentes.

Sincronización y acceso a la información

La pulsera continuamente monitorea nuestra actividad, pero usted necesita sincronizar los datos siempre que necesite saber su rendimiento Junto con Fitbit Flex usted adquiere un dongle USB que, enchufado en el ordenador, capta las informaciones de la pulsera mediante Bluetooth, ya que la pulsera sincroniza a tiempo real utilizando Bluettoth 4.0.

Fitbit proporciona en las habituales sotres aplicaciones para su smartphone, por lo que de una manera fácil e intuitiva podemos controlar dichos parámetros desde la pantala de nuestro móvil.

Después de la sincronización, usted tiene acceso mediante la aplicación correspondinete a un estatus completo sobre su actividad corporal, con un nivel de detalle que nos agruma, pudiendo seleccionar estadísticas por periodos muy concretos de tiempo.. Cada uno de estos parámetros se compara con metas, que puede cambiar de acuerdo a sus objetivos, más allá de los míticos 10000 pasos diarios El panel de control también muestra un sistema de insgnias conseguidas al alcanzar las metas, el historial de las actividades realizadas y la evolución de nuestro rendimiento a un mayor plazo.

El panel de control es  accesible de manera online o en la aplicación y le permite detallar aún más su rutina.Usted puede registrar cada uno  los ejercicios físicos que hizo (bicicleta, fútbol, ​​etc.), su peso, su rtitmo cardiaco habitual, su nivel de glucosa y su alimentación, todo y que hemos de destacar que en los parámetros de alimentación no encontraremos todos los alimentos a los que estamos habituados, mostrando los más comunes de la dieta americna….si podemos llamarla dieta. Mantener estas secciones actualizadas es tedioso, requiriendo su tiempo, y sólo las personas realmente interesadas en cuantificar su propio cuerpo al más mínimo detalle van a sacar provecho de ellas.

conclusiones finales

La Fitbit Flex es un dispositivo que nos puede quitar la curiosidad o el gusanillo de cuantificar el estado físico en que nos encontramos y nuestros niveles de actividad, pero estamos acostumbrados a que otros dispositivos sepan  cuando estoy caminando, cuando paseamos en bicicleta o si estamos subiendo escaleras cosa que no hace y debemos de indicar, pues pdoría llevar a la decepción de los usuarios al ser un producto relativamente caro comparado con otros productos de otras marcas que sí incorporan esas funciones….pero que no son de la marca Fitbit.

La Fitbit Flex cumple su objetivo de hacernos luchar contra el sedentarismo y ayuda a estimularnos, por ejemplo al caminar más y conducir menos camino de mi casa durante los días de semana y a ejercitarnos algo más los fines de semana, ayudando en un efecto placebo y mental a activarnos. Si el saber la cantidad recorrida ayuda más o menos al usuario ya depende de cada persona pero hay que tener en cuenta queFitbit ofrece un entrenador personal digital para animarle a hacer ejercicio si queremos sacar más partido a nuestros dispositivos, pero son de pago.

De todos modos, hemos de reconocer que el Flex es un dispositivo interesante para probar, dependiendo de lo que busquemos de ella, estaremos comprando un producto de una empresa que representa calidad, como es Fitbit, pero estaremos en la zona baja de las habilidades que proporciona la marca. En el mejor de los casos, el brazalete inteligente puede ayudarnos a cambiar nuestra actitud sedentaria respecto a la vida y ponernos en funcionamiento.